0 productos(s) $0.00
lun 07 sep de 2015

El BEA de Taliarte se implica en el cultivo de Espirulina para fines humanitarios

espirulina para combatir la hambruna


El Banco Español de Algas (BEA) de Taliarte se ha implicado en la formación para el cultivo de la Espirulina como complemento nutritivo en los países más desfavorecidos y que presentan mayores problemas de abastecimiento y producción de alimentos.

Mediante un convenio de colaboración, la institución científica radicada en el municipio de Telde compromete su apoyo a la Asociación SpiralViva en la investigación del cultivo de Espirulina para el autoabastecimiento alimentario en zonas desfavorecidas, cediendo sus instalaciones y prestando el asesoramiento científico necesario de forma gratuita.

La Espirulina es una microalga unicelular que tiene forma de espiral (de ahí su nombre), y es de color azul verdoso por la presencia de clorofila que le da el color verde y de ficocianina, pigmento que le da el color azulado. Se trata de un superalimento que ofrece proteínas más digeriblesque las de la carne de vacuno y contiene una sorprendente variedad de elementos nutritivos, antioxidantes y antiinflamatorios: vitaminas, minerales, ácidos grasos esenciales, proteínas, ácidos nucleicos (adn y arn), pigmentos, y una amplia gama de fitoquímicos.

“En los países del ‘primer mundo’ la Espirulina es utilizada como complemento alimenticio, con el fin de que quienes la consumenno vean comprometida su salud en el proceso, pero este alga es mucho más importante en las zonas menos favorecidas, a donde ese alimento del que prescinden aquí de forma voluntaria algunas personas, directamente no llega”, según ha puesto de manifiesto el gerente del Banco Español de Algas, Bruno Berheide.

El acuerdo que el BEA ha suscrito con SpiralViva, una asociación cuyo objetivo es enseñar el cultivo de este microalga de forma artesanal a todo el que lo desee, “va orientado a favorecer el ‘salto’ de ofrecer esa formación a personas físicas o pequeños colectivos locales para llegar hasta colectivos de carácter humanitario capaces de trasladar la iniciativa a países empobrecidos.

Granjas de cultivo en pequeñas aldeas

“El objetivo es que dichos colectivos reciban la transferencia tecnológica necesaria para crear granjas de Espirulina familiar en pequeñas aldeas”, según ha puesto de manifiesto Agueda Angulo, responsable de SpiralViva, quién ya cuenta con la experiencia de la gran aceptación que, en los últimos meses, han tenido las charlas y acciones formativas que desde noviembre del 2012, ha venido realizando en Gran Canaria esta Asociación.

Fuente: http://www.teldeactualidad.com/hemeroteca/noticia/medioambiente/2015/03/18/1680.html